UV-C

Irradiación germicida ultravioleta

La irradiación germicida ultravioleta (UVGI) es un método de desinfección que utiliza la luz ultravioleta de longitud corta (254nm) para inactivar todo tipo de microorganismos. Es una tecnología probada y testada que se utiliza desde hace años para la desinfección de superficies, purificación del are y tratamiento antibacteriano del agua.

Espectro de luz y rango germicida

La luz ultravioleta (UV) forma parte del espectro invisible para el ojo humano. Se transmite en forma de ondas, caracterizadas por su longitud medida en nanómetros (nm), pudiendo clasificarlas en varias bandas:

Longitud de onda germicida

El espectro UV completo es capaz de inactivar multitud de microoragnismos, pero la energía UV-C es capaz de proporcionar una mayor efectividad, siendo 254nm la longitud de onda óptima para acabar con microorganismos dañinos en el aire, el agua y cualquier superficie. Se ha demostrado que esta longitud de onda desactiva de manera eficaz el virus SARS-COV-18 y otros gérmenes.

¿Cómo funciona el espectro UVGI?

La radiación ultravioleta C (UV-C) es producida por el sol, y puede ser reproducida por fuentes de iluminación artificiales.

El ADN, el ARN y las proteínas de los microorganismos absorven la luz ultravioleta. Al absorber esta energía, se desencadena una reacción fotoquímica que rompe los enlaces químicos del ADN e inactiva bacterias, virus y hongos. Como resultado, los gérmenes no pueden reproducirse, crecer, ni infectar.

Efectividad germicida gracias al control de la dosis UV-C

La dosis es la cantidad de radiación UV a la que está expuesto un microbio. Depende de:

  • Intensidad de la luz: cuanto mayor sea la intensidad (potencia de la fuente UV), más energía UV se puede irradiar, lo que resulta en una mayor tasa de desinfección o inactivación de virus.
  • Tiempo de exposición: cuanto mayor sea el tiempo de exposición (tiempo de contacto entre el contaminante y la fuente de rayos ultravioleta), más energía absorbe el contaminante, lo que da como resultado una mayor tasa de desinfección.

La ciencia ha demostrado que no es necesario matar patógenos con luz ultravioleta, sino aplicar suficiente luz ultravioleta para evitar que el organismo se replique (inactivación de virus). Las dosis de UV requeridas para prevenir la replicación son órdenes de magnitud más bajas que las requeridas para matar, lo que hace que el costo del tratamiento con UV para prevenir la infección sea comercialmente viable.

Niveles de eficacia germicida: Proceso de desinfección de un millón de bacterias en un dispositivo médico.

Advertencias de seguridad

La OMS advierte que las lámparas de luz UV-C no debe ser utilizadas para la esterilización de manos y otras áreas de la piel. Los efectos agudos a corto plazo incluyen enrojecimiento y úlceras cutáneas. A altos niveles de exposición, las quemaduras pueden ser de gravedad. Para exposiciones crónicas (a largo plazo) existe un riesgo acumulativo que puede derivar en un envejecimiento prematuro de la piel e incluso cáncer.
Los sistemas ZENZOE están equipados con diversos sistemas de seguridad, que permiten la detección de presencia humana al instante, desconectando inmediatamente las lámparas UV-C. Igualmente, disponen de un botón de para de emergencia. Igualmente, se recomienda el uso de equipos de protección personal adecuados mientras se realicen operaciones de desinfección. Por favor, contáctenos para recibir más información.

Contacto

Menú